Sobre nosotros…

Somos una empresa de tradición familiar que comenzó en el año 1.964, siendo Don Pedro I. Martínez el fundador de un pequeño comercio dedicado a la venta y comercialización de productos cárnicos, fabricación de jamones y embutidos de forma artesanal.

A medida que el negocio prospera en el tiempo y la introducción de la segunda generación, entre 1980 y 1990 fue cuando abrimos las puertas de otros dos establecimientos, en Arnedo y Arnedillo.

Hasta que en 1.995 nuestra localidad de origen, es testigo de la aparición de Cárnicas Emciso.

Basó su futuro en un compromiso estricto de calidad, donde a lo largo de los años ha realizado importantes inversiones creando nuevas ampliaciones. “Una firma como Cárnicas Emciso, comprometida a dar el mejor servicio a sus clientes, debe poner todo su empeño en el logro de la máxima calidad para sus productos,” Y en nuestra casa este compromiso se cumple uniendo al uso de la mejor materia prima, la sabiduría tradicional, espíritu innovador y auténtico amor al oficio que caracteriza a los maestros artesanos, todo esto es lo que nos ayuda a garantizar la máxima calidad en la producción de jamones y embutidos; todo ello sin olvidar nuestra situación geográfica, en pleno centro de la Reserva de la Biosfera.

Cárnicas Emciso está situado en un entorno natural privilegiado, rodeado de montes y sierras escarpadas.  Su localización, al pie del monte Guilera, sierra del Hayedo de Enciso y el monte de la Nevera. Una altitud de 855 metros sobre el nivel del mar y un microclima único, confiere a nuestros productos la delicada y perfecta curación que les caracteriza, gracias a que se sigue utilizando el aire de las montañas en proceso de secado natural, que los hace inconfundibles.